Arcoíris en la noche

Bella e inútil a la vez, como un arcoíris en plena noche, entró en mi vida en el peor de los momentos.

Extraje su espectro y lo desparramé por mi amargura para cubrir con sus colores mi decrépita figura. 
La mostré en mi mundo de decadencia como la bandera de lo que yo no era, y prendí la llama que acabó para siempre con su frescura .


Fue una gota de licor caída en un caldo espeso que se resistió a diluirse, pero que al final desapareció en el fondo del tazón.

La noche avanzaba y los colores permanecieron ocultos. Y, de pronto, la mañana, y el sol cegador la borró de la memoria del corazón.

Sonríe si estás de acuerdo

He pensado que llevamos unos cuantos días un poco duros, tensos, agotadores.

Se me ha ocurrido que, si todo va bien, mañana podríamos salir a tomar el aire. Buscar un sitio apartado, en el campo, solitario, y disfrutar de la ausencia de la gente y la abundancia de la naturaleza.

Tengo algunas ideas.

Creo que te vendrá bien. Y a mi también.

Aunque ahora no puedas hablar (sé interpretar tu mirada), sonríe si estás de acuerdo.


Nadie saldrá vivo de aquí

He estudiado y revisado todas las posibilidades. No hay salida posible. Todos los caminos están cortados y cualquier opción acaba en un callejón sin salida.

Podemos ignorar la situación y hacer como que no nos damos cuenta, pero al final, el hoyo nos espera a todos.

Mientras tanto quizás lo mejor sea mantener la cabeza ocupa con otras cosas, trivialidades al lado del final que nos tiene guardado el destino.

¿Cuándo será? Eso da igual. Estar prevenido para protegerte del golpe cuando llegue no te servirá de nada. El impacto será total y los efectos devastadores. No hay alternativa.

Todo lo construido hasta entonces, la felicidad que hayas repartido, los compromisos adquiridos. Todo queda borrado de un golpe y lo que representas desaparece en el tiempo y en el espacio.

Eso es lo malo de la vida, que se termina.

Aquella casa

Más allá de las montañas, he encontrado una casa a la que se asoma el sol al amanecer. Más allá de los caminos transitados, reposé mis pies descalzos en un río cristalino.
No encontré a nadie en aquel lugar, no había humano que allí morara.
Más allá de las montañas he creado un escondite, al que no me importa tardar en llegar, cada vez que con nadie quiero hablar.
Es sin duda un lugar único y reservado éste que te describo, lejano y protegido, por lo que a él no te invito y espero nunca encuentre allí huido.

Tengo pensado asesinarte

Quiero que sepas que tengo pensado asesinarte.

Tengo estudiadas tus rutinas, tus ruinas, tus rutas y tus romances.

Pensados los comos, los dondes y los porqués alternativos.

Comprados los instrumentos, cavados los hoyos y construidas las coartadas.

Quiero que sepas que, aún no se cuándo, pero tengo pensado asesinarte.